.

EL SEPTIMO CIELO POEMAS DE DAVID GUTIERREZ Z.

Publicado por David Gutiérrez Zenitagoya martes

SEPTIMO CIELO



He vagado los cielos como nube errante,
pasando lento y a veces tan rápido
que solo quedaba un copo invisible
arrastrado en las oscuras inmensidades.
Me quedé atrapado en el séptimo cielo,
contemplando una sola estrella,
un destello como hilo de plata,
un camino delgado y brillante,
tan alto he llegado casi a tocar
aquella madeja refulgente liviana
no veía más que esa luz.
Y error fatal que al romperse
la caída se presagiaba eterna.
Fue así, que una nube caía,
como lluvia fina,
desde el más alto cielo
esparciendo sus gotas difusas,
como una lluvia barrida por los vientos.
¿Cuánto tardó en caer a tierra?
aún la caída continúa,
en medio de oscuridades,
de los cielos que no buscaba,
apenas viendo del ovillo un punto lejano
sin brillo, casi invisible.
Fue una ilusión o espejismo,
¿existió aquella estrella alguna vez?
No importa ya más,
todo lo que he sentido el alma
convertido es en agua que se difumina
tan lejos de la vista humana.
¡Cuánto dura esta caida!
y tan poco dura una caricia...
Así, en silencio, cada gota desaparece,
y nadie sabrá si existió esa estrella
o si alguna nube estuvo en ese séptimo cielo.





MI ESTRELLA


Eres la estrella que brilla lejana
envuelta con tu manto de diamantes
la que sigo de reojo en su camino,
en ese mar oscuro cubierto de reflejos
y luces lejanas tintilantes.


Descendiste un día de tu cielo
envuelta en las sedas de un suspiro,
esos dias perezosos donde esperas nada,
y es ahí cuando pasea el amor
convertido una mujer, en estrella.

Ha bastado poner las manos como lecho
como un cuenco lleno de esperanzas
para que reposes tú y todo tu brillo,
acurrucada al calor de mis ilusiones.

Ahora no miro al cielo para verte,
basta voltear la mirada a un lado
es encontrarse nuestras miradas
la dulzura de tus labios al sonreir,
tú brillando ahora en mi alma.



ALMA DE MI ALMA

(Para mi hija... para ti Alma)

Te amo sin conocerte,
alma de mi alma.
Mis ojos no vieron
esa sonrisa escondida
ni he sentido aún
el soplo de tu aliento,
así te amo alma mia
la razón de todos
los vaivenes de mi vida.
Amo tu mirada traviesa
sin saber el color de tus ojos,
aunque no se reflejó
mi sonrisa en tus pupilas.
Te amo porque eres yo
y eres el amor puro de mi alma,
porque eres alma mía
que vivirá cuando la que tengo
se haya fundido en la tuya.




SE QUE TE AMO

Te amo y lo siento
convertido en suspiro el verbo,
exitando cada nervio en mi cuerpo,
como los hilos invisibles
de un hábil marionetero,
que hace saltar, correr y bailar,
dando vida a un cuerpo inerte.
Es el soplo que mueve,
que me eleva al cielo,
en curiosos vaivenes,
como ligera pluma
que al volar a su albedrío,
pareciera que le dieron un hálito de vida.
Sé que te amo porque es tu sonrisa
que toma posesión de mis labios
para curvarlos con un trazo,
dibujando esa sonrisa que faltaba
en mi rostro serio y adusto.
Te amo y mi cuerpo te responde,
como si tu voz lo traspasara
de lado a lado, célula por célula,
provocando millones de respuestas
a una pregunta que jamás hiciste.
Y es tuyo, porque obedece a tu voz
como si tuvieses las palabras mágicas
que te hacen ama y señora de todo.
Sé que te amo porque mi alma
te busca cuando la vigilia termina,
corre detrás de tu voz lejana,
volando las distancias a tu lecho
y vuelve envuelta de sueños,
con el beso que te ha dado dormida.




TU NOMBRE

Una lágrima es ahora tu nombre,
aquella que no cae y queda
colgada al borde del parpado,
esa que se hace indoblegable
y trémula aguanta la gravedad.
Una que cosquillea sin piedad
para luego convertirse en frío
que resbala y aparece otra vez.

Recordarlo es abrir la puerta
a esa tristeza silenciosa,
que se desliza como serpiente.
Borrando sonrisas y voces,
agitando una maraña de recuerdos
que vuelan por doquier,
polillas nocturnas alrededor
de la poca luz que sobrevive.

Cómo sucede que una palabra
se convierte en espinas agudas?
Y la calzas en la frente
como la corona del Mesías.
Tu nombre tiene mil espinas,
tejida de promesas rotas
de tu amor que está perdido.



PALABRAS

Amor he sentido tu brazo
convertido en espada.
Estocada tras estocada
certera sin piedad,
con besos de tus labios
y susurros despiadados.
Las palabras han sido
como saetas disparadas,
cayendo como lluvia brillante
sobre el campo de batalla,
una atravesó mi corazón
y miles mi alma.




NOCHE OSCURA


Cuando la noche llega
y no hay estrellas,
si la luna no ilumina
los senderos del bosque,
ya cerrar los ojos
es igual a tenerlos abiertos
si no se ve tu claridad
en estás penumbras.
Tengo esa noche oscura
atada a la espalda,
pesada como piedra de molino
encorvandome sin piedad.
Es la ausencia de ti
teniendote lejana de mi alma,
y yo languideciendo mudo.
¿Volverá a mí tu sonrisa?
¿Se convertirá en estrella
un "te amo"?
Tengo la noche oscura
tú te has llevado mi luz.




HABLAR DE AMOR

Para hablar de amor
necesito escribir de ti,
porque si estás ausente
la palabra vale nada.
Si no existieses
tendría que ser Dios,
para hacerte de arcilla
y aún así no serías
la mujer sublime que eres.
Eres la palabra del alma
el sentimiento pulido,
refinado por el crisol.
No concibo el amor
sin tus labios de rosa,
convirtiendo en perfume
la palabra "te amo".
Para hablar de amor
necesito pensar en ti,
y el verso fluye como agua
baja como un río calmo
a través de la roca.
Porque tú eres el amor
cobijado en tu cuerpo,
abrazado de tu alma.
Para hablar de amor
solo te necesito a ti,
abriendo tus ojos al día,
y al ver tu primera sonrisa
hablar de amor no cuesta nada.




DE AUSENCIAS Y RECUERDOS

Tengo una ausencia
que jamás recuerdo
una promesa incumplida
que cobra altos intereses.
Y tengo una vida tan corta
que no alcanzaré a recordar
las ausencias y promesas.
te prometo pagarlas
con mi silencio eterno.




CONTEMPLACION

Te veo dormida con la luz de la mañana
acariciando el perfil de tu rostro,
creando un aura brillante con el contorno.
Luces como una estatua de marfil
tallada sin fallas ni enmendaduras.
Tus labios entreabiertos acarician el aire
es como un volcán dormido que esconde su lava.

Veo tus senos erguirse orgullosos
cada vez que el aire inunda tu pecho,
Son dos montañas nevadas de lisas paredes
con una capa de nieve como terciopelo blanco,
que me deslumbra con la luz que se cuela
cuando tu duermes ante mi mirada.

Te veo dormida y te miro reverente
ante la estatua viva de una diosa griega,
ofreciendo oraciones con humo de incienso,
adorándote no con temor a la furia divina,
sino con la devoción de alguien que honra,
tu belleza y la benignidad de tu alma.




¿TE ACORDARAS DE MI?


¿Te acordarás de mi?
de esas noches plagadas de silencios,
plenitud de frases escondidas,
lo sublime de solo sentir.
Un respiro suave,
tu voz inaudible
La risa que rompía la monotonía,
como agua cayendo sobre el fuego,
luego otra vez el silencio.
Tu respiración ya como viento recio
convirtiéndose en torbellino,
elevándose al cielo con un suspiro.
Y entonces... llega la calma,
los sonidos, ecos de la noche,
el reloj corriendo tras la madrugada.
Tu voz calma... -abrazame fuerte-
Aún envueltos en las sábanas
soñando el mismo sueño.





PREEXISTENCIA


Te conocí en una vida que no recuerdo,
un mundo que fue antes que éste.
En otro universo, en este universo.
Te amé y lo recuerdo,
en cada mundo,
en cada cielo,
en cada dimensión desconocida.
No puede entenderse nuestro amor
sin comprender la preexistencia,
compartimos huellas en caminos
que se desvanecen en los tiempos.
Vientos antiguos que nos dibujaron
en un abrazo que hacía un solo cuerpo.
Ese amor que trasciende eras
y se hace fósil entre las arenas.
Tú, aquella forma en mis sueños,
la que jamás mostraba el rostro,
y mi alma buscaba febril
en los delirios adolescentes.





A TU NOMBRE


Tu nombre balsamo que calma tus ausencias
las horas sin ti, sin vida.
escribirlo,
decirlo,
leerlo,
pensarlo,
es poner el paño frío en la herida abierta
el beso maternal al niño herido.
Solamente basta tu nombre
para darle colores a la paleta,
o a la pluma motivos de danzar sobre el papel,
porque tu nombre es sinónimo del amor
llevando en su sonido dulce,
la candidez de tu voz enamorada.
Y lo digo en voz baja,
lo grito,
lo pienso,
como una palabra mágica,
la llave mística
que abre las puertas a un tesoro escondido.
Y apareces tú, brillando como en sueños
como el hada que aparece al ser invocada,
una sonrisa,
un te amo,
un beso.





NIÑA BELLA


Déjame ver tu cara, mi niña bella,
no voltees tu rostro,
tu espalda levanta un muro
que no deja a mi alma tocarte
es una montaña que cubre tu valle
y no encuentro camino abierto.

Niña, deja que vea tus ojos,
abiertos como dos lunas inmensas
no los cierres que a oscuras
puedo tropezar con las piedras
de esta noche sin estrellas.

Sonríe niña de mis noches insomnes
déjame naufragar en ese océano
de pétalos aterciopelados,
quiero morir en tus playas rojas
ardiendo al calor de tus arenas.





LO QUE AMO DE TI

Amo la curvatura de tus cejas
hecha de una sola pincelada
de la mano de un Leonardo.
Amo tus labios encarnados
cuando trémulos se entregan
al beso más apasionado.
Amo la ondulación de tu voz
como olas encrespadas
que se recorren calmas la playa.
Amo los matices de tu piel
esculpida en marmol fino
suave, tibio, latente.
Amo la forma de tus manos
aquella que toma en la caricia,
cual paloma posada en la rama.
Amo tu respiración agitada
cuando se une tu amor al mío,
el respiro hondo, el gemido.
Amo tus ojos al decir te amo
porque hablan sin palabras
y acarician sin alzar la mano.




AMOR PERDIDO


He sentido la noche
tan pesada que no puedo
levantar mi pecho de la tierra.
Sentir el amor perdido
o saber que lo dejas volar.
Qué es peor para un amante,
si matarse por su propia mano
o ser asesinado por la ajena.
El amor se ha ido,
quizás se haya diluido entre
las lágrimas he llorado por ti.





HABLANDO DE TRISTEZAS

Hay tristezas que no se van
aunque apagues tus luces al sueño,
ni amaneciendo en primavera.
Las tristezas desaparecen
solo si desaparece la existencia.
Languidecen con los años
acompañando con su canto la vida.
Te amaré así, con esta tristeza,
contándole al oído al viento
los días que imaginé verte
escondida en alguna sonrisa
o en el llanto apagado
del niño que perdió su madre.





PORQUE TE AMO


Porque te amo llevo tu imagen en mi espejo,
no me veo ya a mí mismo solo a ti.
Observadora lejana de mi mirada extraviada,
de mis viajes al limbo, ausente del mundo.
Buscándote en desconocidos y remotos parajes.
Y me miras a través del cristal empañado,
mientras mi rostro es un pedazo de marmol,
inmóvil en su gesto, con los ojos vacíos.
Porque el alma peregrina emprende el camino
sin avisos ni comparsas, sin llevar equipaje,
abandona mis horas tristes en busca de ti.


Porque te amo, son mis paredes lienzos vacios
donde mis ojos te dibujan febrilmente.
Luces, tonalidades, huellas, manchas,
imágenes que giran, se retuercen sin forma.
De pronto apareces tú serena, inmutable.
Entonces, te desvaneces entre sombras,
tus colores se hacen oscuridad y frío.
Ahí empieza la tristeza de tu ausencia,
de mi alma que se ovilla en una lágrima.


Porque te amo eres la estrella que visita,
en mis noches de inquietudes y silencios,
este cielo tan oscuro como tu pelo.
Brillas tan lejana, sola en la inmensidad.
Quizás como en sueños unas alas enormes
broten de mi espalda para volar por ti,
o tú desciendas por una escalera blanca
de miles de peldaños de oro y plata,
para hacer de mis noches, días sin fin.

Ultimas entradas

Música para recordar